Diferencia entre intuición y poderes psíquicos

La diferencia entre ser intuitivo y tener poderes psíquicos, entre voluntad personal y voluntad divina

Por Frederick Dodson[i]

Los términos “intuitivo” y “psíquico” [persona con habilidades clarividentes o extrasensoriales] suelen utilizarse indistintamente, pero entre ellos existe una diferencia. La intuición consiste más bien en un “recibir” en general de corazonadas, sensaciones y comprensiones, y la percepción de la sincronicidad. El psiquismo sin embargo consiste en la percepción focalizada y activa y la visión mental de cosas que no pueden conocerse o percibirse por los sentidos. Si por ejemplo estás visualizando a distancia a una persona desaparecida, un lugar distante, y de pronto una imagen te llega a la mente mostrándote una casa en un bosque, eso es algo psíquico. Si sientes que la persona desaparecida está bien o en peligro, se trata de intuición. A veces son difíciles de discernir, especialmente si aparecen a la vez.

La percepción psíquica se ha relacionado tradicionalmente con el Chakra del tercer ojo, detrás de la frente. Al ser una capacidad más activa y dependiente de la voluntad, está más unida al Ego que la intuición, que es una capacidad femenina, receptiva. La intuición se asocia tradicionalmente con el Chakra del Corazón, en el pecho, y a veces con el Chakra de la Coronilla, por encima de la cabeza.

El Método de Conciencia Intuitiva (Intuitive Awareness Method), tal como lo describo en mi libro del mismo nombre, es principalmente una guía para desarrollar la intuición pues pide al lector que SIENTA las respuestas del cuerpo ante diferentes imágenes mentales. Si en cambio hubiese pedido al lector que extendiese la atención a diferentes preguntas intentando percibir imágenes, podría decirse que se trata de un método de psiquismo. Sin embargo, durante la utilización de esta técnica puede surgir ocasionalmente una percepción psíquica de diferentes sucesos, generalmente en la forma de imágenes repentinas. Cuando existe la intención de averiguar algo, la respuesta puede aparecer de manera intuitiva o psíquica. Sin embargo, con la intuición, la información suele aparecer independientemente de que haya intención o no.

Quizá las diferencias entre sensaciones intuitivas y reactivas sean más importantes que discernir entre capacidades psíquicas o intuitivas. A menudo le digo a la gente que me guio por “lo que siento” y que “si no lo siento” entonces no lo hago. Pero esto únicamente funciona por el hecho de que he practicado una limpieza emocional general toda mi vida. Es decir, que no tengo mucha turbulencia emocional ni juicios. Por tanto, mis sentimientos no son generados por pensamientos negativos, preocupaciones y miedos  ni por deseos no cumplidos. Son pura intuición.

El problema que tienen las personas que persiguen “habilidades espirituales” como meditación, yoga superior, experiencias fuera del cuerpo, etc., es que a menudo tratan de ir de Niveles de Conciencia 200 directamente a 600 (ver mi libro Levels of Energy[1]), saltándose 300, 400, y 500. Se saltan el reino de éxito terrenal, el reino de bienestar físico y el reino de compasión y amor. Su objetivo es escapar de la realidad como es en lugar de integrarla. De este modo, en lugar de hacerse “espirituales”, entran en un estado de negación/evitación de la vida. Es por esto que algunas practicantes de la espiritualidad o personas de la Nueva Era parece que deliran en lugar de parecer personas completas y con los pies en el suelo.

Cuando, sin embargo, todos los niveles de energía o niveles de conciencia están integrados (o como se dice tradicionalmente, todos los circuitos de los chakras están conectados), puede decirse que un ser humano es su propia versión superior. Muchos maestros de meditación enfatizan la Meditación en exceso, cuando en realidad deberían enseñar toda la escala de la vida, incluyendo conducta terrenal, salud física y compasión. De otro modo, todo lo que le queda a uno es una sensación de estar disperso y colocado, sin el resto de cualidades fundamentales que conforman un ser humano amoroso y efectivo.

De manera similar, una persona que sólo aprende lo psíquico y se salta lo intuitivo, se está saltando el hecho de que no tiene que hacer todo sola sino que pueden también recibir bendiciones de arriba. Esta actitud no se refleja sólo en temas psíquicos, sino en todos los aspectos de la vida. Siento compasión por las personas de “tengo que hacerlo todo yo”, porque no saben que hay otra cosa más allá de su voluntad – voluntad divina – que puede dirigir, arreglar y encargarse de la mayoría de las cosas por ellas. Pensar que lo tienes que hacer tú todo esencialmente es ateísmo y hace la vida realmente difícil. Pero también siento compasión por el otro extremo – aquellos que no asumen ninguna responsabilidad ni tienen voluntad propia, y tratan de dejarle todos sus problemas a un poder superior.

Lo ideal es responsabilizarse de algunas cosas y dejar el resto a un poder superior que se encarga encantado de preparar las cosas más hermosas por tí. Lo ideal es llegar a un equilibrio entre masculino y femenino, actuar y recibir, hacer y no-hacer, psichismo e intuición, etc. La manera de equilibrar estos dos polos es pasar algo de tiempo haciendo y dando, y algo de tiempo en el no-hacer y recibir. Hacer lo que puedas por ti mismo y a la vez pedir guía e iluminación a un poder superior. Creer en los milagros, y a la vez mantenerte activo por tu cuenta.

Frederick Dodson

[1] No está traducido al español en este momento.

[i] Artículo traducido por María Escribano del original en inglés, titulado “The difference between psychic and intuitive, personal and divine Will”. https://www.realitycreation.org/reality-creation-articles-part-2/. Publicado en esta web con permiso del autor.

Bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.